Compártelo en

13/8/09

Conclusión: Moscú - ciudad de contrastes

2
Ya hemos vuelto a Barcelona. En el viaje de vuelta, en el aeropuerto de Moscú, hemos encontrado este panel que resume perfectamente Rusia.





"Este es otro mundo". Y tanto que sí. Moscú, en parte, es muy similar a un ciudad Europea. Pero por otro lado hay un atmósfera distinta. Para empezar, la ostentosidad. Si uno tiene dinero, todo el mundo debe de saberlo. Coches - que rara vez ves circulando por España - en Moscú - es lo más normal. Mucha gente con recursos tienen chófer. En Rusia todo se puede comprar. Siendo Moscú la ciudad más cara del mundo, desde los 3 últimos años, es curioso comprobar que la clase media no existe. Donde hay las mejores y más caras boutiques del mundo, muchos moscovitas sobreviven solo con 700 Dolares al mes.

Por otro lado la gente. Todos pensamos que son muy fríos, si los son, pero no todos. Puedes encontrar gente muy borde, que solo por preguntarles, parece que se sientan ofendidos. Pero por otro lado, encontramos a muchos muy agradables y dispuestos a echarte una mano. No se como será en invierno, porque el clima hace mucho, pero no me llevo una impresión negativa.

Además, los rusos tiene una gran afición por la lectura. Todas la librerías que hemos visitado buscando un regalo y libros para Natalia, estaban llenas de gente comprando. Es una pasada. Aquí casi todas las librerías están vacías o es muy fácil caminar por ellas, pero allí parecen el Zara de rebajas.

Por otro lado, como conducen requiere un capítulo aparte. En cualquier sitio se aparca, el número de carriles no importa, los límites de velocidad no existen y si ves un coche importante, es mejor apartarse.

Una de las cosas que me ha encantado, es la comida. Al ser tan grande y compartir tantas culturas la comida rusa es amplísima. Está todo buenísimo y yo en particular he disfrutado comiendo. Son ir más lejos, el restaurante Sim-Sim tiene una carta de 35 páginas donde elegir. En España se come muy bien pero en Rusia también.

En verano no hace frío, es agradable cuando está nublado y hace calor cuando sale el sol. Lo malo, es que no sabíamos como salir de casa, con chaqueta o sin. Si hace sol, pica, y la chaqueta sobra. Pero al nublarse, sopla el viento y la chaquetilla va muy bien.

Moscú tiene mucho que ver, sobretodo en museos, parques e iglesias. La Plaza Roja y el Kremlin son espectaculares. Para visitar Moscú, tienes suficiente con 4 días yendo rápido. El metro llega a todas partes y es muy rápido. A ciertas horas no es recomendable usarlo, pero es una opción muy válida para visitarlo todo.

Aveces es curioso la forma en que hacen las cosas; un poco sin sentido para nuestro punto de vista. Sin ir más lejos, el metro está lleno de vigilantes en la entrada, pero si te cuelas, no se levanta de su silla y como mucho usa el silbato. También las multas de tráfico son irrisorias y no impiden que todo el mundo vuelva a reincidir.

En conclusión, Moscú es un lugar digno de visitar. Con mucha cultura y arte que admirar. Se come muy bien y el clima en verano es muy agradable. Pero sí que da la sensación de que no es lo mismo que aquí, como si una atmósfera distinta envolviese todo. Es difícil de explicar pero estoy muy contento de haber hecho este viaje y a lo mejor repito, pero esta vez en invierno y visitando también San Petersburgo.


2 comentarios:

BLOG DE SANTIAGO NADAL dijo...

Hola Suso. Me ha encantado. Todo el reportaje es super interesante. Las fotos, buenísimas. Te haces una idea muy clara de la ciudad y el ambiente. Los comentarios, te ponen en situación: com si estuviésemso allí. El resumen final, es muy interesante. Merecería la pena publicarlo en El Semanal de El País. Saludos. Santiago

Lucy valenciano fierro dijo...

Gracias por compartirlo ! Ojalá pueda comprobarlo pronto

Publicar un comentario